Concentrado regenerante intensivo, que favorece la nutrición e hidratación del tejido cutáneo, evita la formación de radicales libres, reduce las imperfecciones, los poros abiertos, las líneas de expresión, las manchas y unifica el tono.

Estimula la oxigenación debido al Ácido Hialurónico, el cual forma una macromolécula que posee una enorme capacidad de retener agua y permite que la trama de fibras proteicas conserve su funcionalidad (en especial su flexibilidad y su elasticidad).

La Coenzima Q10 funciona como antioxidante en las membranas mitocondriales, evitando la disminución del metabolismo energético en los tejidos.

El extracto conseguido del cultivo de las células madre (totipotentes) del algodón de Arabia, ayuda, actuando sinérgicamente con las células de la piel a proteger y reparar su estructura contra uno de los principales causantes del envejecimiento de la piel, el sol. Incrementa la tolerancia a los rayos UV. Perfecto como prevención antiedad, por sus cualidades antioxidantes, fotoprotectoras, fotoreparadoras, regenerativas y calmantes.

Del cultivo de células madre (totipotentes) de la naranja, se obtiene el extracto que mediante sinergia molecular, ayuda a mejorar la estructura de la matriz extracelular, organizando y redensificando la estructura de la dermis y mejorando la adhesión celular. La piel recupera las propiedades elásticas de una piel 12 años más joven.

La adición de nutrientes cómo la manteca de Karité, el aceite de Argán y de Rosa Mosqueta le confieren extraordinarias propiedades reoxigenantes a las células de la dermis cómo protector y reparador cutáneo, así cómo un intenso efecto cicatrizante, contribuyendo a la corrección de arrugas.

Su uso para la noche, con la piel relajada, aumenta los resultados.

INDICACIONES Y APLICACIÓN

Por su gran aportación de nutrientes lipídicos este concentrado está recomendado para cutis secos y pieles maduras.
Por las noches antes de dormir, con la piel relajada se consigue un mayor efecto.
Después del lavado a fondo de la cara, asegurándonos de eliminar los restos de suciedad, grasa y maquillaje.
Extraer la cantidad de concentrado equivalente al tamaño de una avellana aproximadamente.
Calentarla en la palma de la mano, emulsionándola con los dedos.
Repartir el concentrado entre la barbilla, pómulos, parte superior de la boca, nariz y frente.
En la barbilla, partimos desde debajo de forma ascendente en el centro, contorneando el lóbulo facial hasta la base de las orejas.
En los pómulos , con movimientos circulares y hacia la parte superior de las orejas.
En la boca, desde el arco de Venus hacia el exterior con movimientos lineales.
En la nariz, la extendemos hacia los pómulos haciendo pequeños estiramientos lineales tendentes hacia arriba
En la frente, de forma ascendente y del centro a los lados, estirando la zona del entrecejo.
Tras el suave masaje, aplicar una leve presión con la manos sobre la cara, para favorecer una mayor penetración del concentrado sobre la piel.

Para prolongar la vida útil y eficacia de este concentrado, consérvelo en un lugar seco y fresco.